Estrés y Miedo

El miedo es la fuente principal del estrés. Y el estrés junto con los hábitos de estilo de vida son la causa número uno de la crisis de salud que tenemos en el mundo.

¿Porqué nos estresa el trabajo?, no porque tengamos muchas cosas que hacer o porque nos estén presionando sino porque debajo de todo tenemos miedo a parecer incompetentes ante nuestro jefe o ante nuestros compañeros de trabajo, tenemos miedo a perder el empleo y miedo a no ser suficientemente buenos para ese puesto.

En la mayoría de los casos de estrés lo que está debajo es el miedo. Nos da miedo todo aquello que no conocemos; situaciones nuevas, las reacciones de las personas, lugares en donde nunca hemos estado, lo que sucederá en el futuro.


El estrés puede debilitar nuestro cuerpo y nuestra mente. El estrés suprime el sistema inmunológico y esto es porque el sistema inmune requiere de mucha energía para funcionar de manera óptima, es por esto que cuando estamos enfermos no tenemos tanta energía y nos sentimos cansados, se necesita mucha energía para combatir enfermedades. Cuando nos estresamos toda la energía se va directamente a las extremidades ya que evolutivamente la reacción primitiva de pelear o huir se activa, y así se suprime el sistema inmune, esto esta bien si solo es un periodo corto de tiempo como cuando te viene persiguiendo un perro, cuando te deja de perseguir el cuerpo entra en modo de reparación y genera balance nuevamente. El problema está cuando éste estado de estrés se vuelve crónico o lo estás activando constantemente entonces el cuerpo no puede repararse ni generar balance, el cortisol comienza a generar inflamación de las células y a su vez de los órganos y llegan las enfermedades ya que la inflamación de las células daña el ADN, es decir, daña nuestros genes.


El estrés tiene grandes implicaciones no solo en nuestra salud sino también en nuestra productividad y en nuestra vida personal. Cuando estamos estresados entramos en modo de supervivencia y no es momento de crear, ni imaginar, ni aprender, es momento de huir, pelear o escondernos y toda la atención la tenemos hacia afuera para ver de donde viene el peligro, nos olvidamos de poner atención hacia adentro, en nosotros mismos y nuestras capacidades. Cuando estamos estresados nos sentimos más cansados y eso hace que no nos movamos mucho y hagamos decisiones poco inteligentes como por ejemplo en la comida que ingerimos, además somos más egoístas, más explosivos y menos propensos a generar conexiones de calidad entre las personas que queremos.


La buena noticia es que el estrés se puede combatir ya que tiene que ver con los pensamientos que tenemos ante las situaciones y los pensamientos se pueden cambiar porque están bajo nuestro control. Es importante primero entender que nosotros decidimos si los pensamientos y las emociones nos controlan o si nosotros los controlamos, el darle poder a los pensamientos y a las emociones nos quita poder a nosotros y nos volvemos víctimas de ellos, por eso primero hay que estar conscientes de los pensamientos y las emociones que tenemos, ponerles nombre y causas, y luego preguntarnos ¿qué otra manera hay de pensar la situación? para poder controlarlos.

Hay que cambiar la manera en que pensamos, ser conscientes sobre la situación a la que le tenemos miedo, ser curiosos sobre ella, preguntarte ¿porqué le tienes miedo?, ¿tus argumentos son realmente verdad? o ¿puede haber otra posibilidad, algo con un mejor resultado? Por ejemplo si te estresa hablar en público, pregúntate ¿porqué?, y resulta que es porque tienes miedo de ser un fracaso, pero ¿eres un fracaso?, ¡no!, piensa en las veces que has logrado algo, así que esa verdad no es totalmente verdad, por otro lado ¿qué pasaría si a la gente le gusta lo que compartes y te va bien?, imagínalo por un momento, así cambias tu pensamiento y te enfrentas a otras posibilidades.


Pon atención en tu día a día e identifica las veces que empiezas a sentir miedo, o a pensar sobre las cosas que te estresan con pensamientos negativos, trata de controlar tus emociones, dar un paso atrás y cuestionarlas, enfócate en lo que quieres que pase y no en lo que no quieres que pase.

Podemos re-significar las emociones, el miedo se puede cambiar por curiosidad o fascinación solo con el pensamiento. Es algo que requiere práctica y de ser muy consciente de tus pensamientos pero con el tiempo lo puedes lograr.


Repiensa el miedo y vive una vida menos estresada.

Te dejo un pequeño ejercicio que puedes utilizar para re-significar tu miedo, aquí abajo.

Resignifica el miedo
.pdf
Download PDF • 202KB

#estres #psicologiapositiva #felicidad #bienestar #desarrollopersonal #miedo

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo