En realidad ¿existen los hábitos saludables?

¿Tienes hábitos saludables o haces de los pensamientos saludables un hábito?


Los llamados hábitos saludables son acciones muy complejas que van más allá que solo la acción, pienso que estos son terriblemente difíciles de mantener para la mayoría de las personas dados los estímulos constantes y las diferencias en la información que encontramos en nuestro ambiente y debido a que tienen que ver con diferentes aspectos de nuestra vida desde lo físico, psicológico, cognitivo, conceptual, ambiental, relacional hasta motivacional. Debido a que son acciones complejas el proceso de hacer de estas acciones algo automático muchas veces no llega a completarse y constantemente requerimos de estar tomando decisiones sobre estas acciones, como con nuestra lista de súper, lo que vamos a comer en la tarde, el tipo de ejercicio que vamos a hacer hoy, si me quedo mas tiempo en la fiesta o llego a casa a dormir 8 horas, si me quedo a trabajar en este proyecto o voy a casa con mi familia, todas estas decisiones se interponen en nuestras vidas que queremos sean más saludables, hay veces en que por cuestiones extraordinarias como una fiesta, un proyecto importante, una invitación a cenar, nos pueden romper nuestros hábitos y debemos decidir de manera consciente sobre lo que vamos a hacer.



Por ejemplo, ¿me como la pizza o la ensalada de lechuga? cuando me muero de hambre y se que no hay otras mejores opciones en el restaurante, si mi alimentación fuera ya un hábito automático, una acción automática hacia lo más saludable, pudiéramos pronosticar que iría sin pensar hacia la opción de la ensalada pero el problema está en las condiciones de la situación por ejemplo; una ensalada no serán suficientes calorías para mantenerme satisfecha durante las 3 horas que estaré en este restaurante y me dará mucha hambre, así que tengo que hacer una decisión consciente y pedir algo más razonable para esta situación, eso si, dentro de lo que sea "más saludable", por ejemplo una pizza de higos con arúgula y espinaca o de champiñones con poco queso, por encima de una pizza de peperoni o de salchicha italiana con extra queso. Como ven es un proceso que no es del todo automático tiene que ver con un contexto, con mi experiencia anterior, con mi conocimiento, con mis emociones y que supone realizar una decisión estructurada.


Quizá el hecho de hacer esas decisiones estructuradas y pensadas de acuerdo con lo que supone una alimentación o cualquier acción definida como saludable es lo que se vuelve un hábito.



Creo que una mejor manera de describir a lo que conocemos como hábitos saludables es un hábito de pensamientos saludables, esto implica hacer automático el pensar sobre la decisión más saludable dentro de los diferentes contextos de nuestra vida, implicaría crear una cultura de salud en nuestra casa y en nuestro ambiente, tal como una organización tiene ciertos valores, ética, una cultura organizacional donde los empleados se sienten identificados, nosotros tengamos valores y ética saludables, una cultura de tomar decisiones saludables, la mayoría de las veces, y realizar el trabajo como investigar y aprender sobre lo que refiere la salud para poder generar una identidad saludable en nuestra persona y en nuestro alrededor, además de identificar la motivación real que se encuentra detrás del cambio que quiero realizar.


Lo que tratamos de explicar como hábitos saludables van más allá de las acciones saludables, van más allá de evitar el azúcar o hacer 60 minutos de actividad física al día, tiene que ver con todo un contexto de salud con el cual nos sintamos identificados y que nuestras motivaciones detrás de esos hábitos sean propias, autónomas. Supone no una moda sino una decisión informada y consciente, que su valor penetre en diferentes ámbitos de nuestra vida y supone una creencia de que el cambio es posible y también requiere de un soporte externo ya sea nuestra familia, amistades, coaches o un grupo de apoyo que nos genere un sentido de pertenencia y soporte y nos ayude a realizar los cambios que queremos tener.


Para poder tener este hábito de pensamientos saludables requerimos identificarnos con ellos, encontrar la manera de que una vida saludable se vuelva hacia una motivación interna y que estos pensamientos saludables se encuentren en todos lo ámbitos de nuestra vida para que se generen los cambios necesarios para sentirnos mejor.



Si queremos tener una vida más saludable, el hecho de solo tomarme un jugo verde por la mañana y caminar treinta minutos diarios no va a cambiar nada realmente, no es suficiente, debemos de contar con actividades saludables en diferentes ámbitos de nuestra vida que vayan sumando para lograrlo. Por lo que el cambio hacia una vida más saludable debe ser integral, pensar de manera saludable implica pensar en todas las áreas de mi vida sobre las mejores decisiones de acuerdo con mi responsabilidad de conocimiento y a mis propias motivaciones sobre una buena vida en bienestar.

Hacer un cambio de hábitos hacia una vida más saludable es un proceso individual, es un acto de libertad, requiere de la decisión del cambio, la creencia de que el cambio se puede generar, la responsabilidad sobre nuestras acciones y el esfuerzo para lograrlo.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo