top of page

El estrés puede causarte una enfermedad crónica en el futuro.

Se estima que más del 90% de las enfermedades crónico-degenerativas, como hipertensión, problemas gástricos, diabetes tipo 2 y cáncer, son causadas por algún tipo de estrés crónico o repetitivo.


Existen 3 tipos de estrés; el estrés físico que se refiere a los traumas físicos como cuando te caes y te rompes un brazo, el estrés químico que se da por intoxicaciones o también por infecciones de virus, hongos o bacterias, y el estrés psicológico o mental y es al que nos referimos cuando decimos “estoy estresado/a” ese se da por la percepción negativa que tenemos de nuestro ambiente, como cuando nos preocupamos por algo, o sentimos miedo o ansiedad.

El estrés puede ser momentáneo o repetitivo.


Usualmente el estrés momentáneo no genera problemas a largo plazo, al contrario, la respuesta al estrés que tiene nuestro cuerpo ayuda a que salgamos de esa amenaza rápidamente.




Por ejemplo, imagina que estás caminando por la calle y de repente de la nada sale un tigre y comienza a perseguirte, en ese instante sientes un impulso de adrenalina por el cuerpo, tu corazón se acelera y comienzas a correr con toda la energía disponible, logras saltar y esquivar obstáculos como todo un profesional de parkour y te pones a salvo entrando a la primera tienda abierta que ves.


En ese momento la respuesta de tu cuerpo ante el estrés te salvó de la envestida de un tigre, te dio el poder de moverte rápidamente, enfocarte en el camino y pensar de manera oportuna para asegurar tu supervivencia.


Este escenario o algo parecido es raro que se repita varias veces en un día o en una semana, a menos que seas un cartero de caricatura donde la probabilidad de ser perseguido por perros es más alta.


En general nuestro cuerpo está bien equipado con soluciones ante el estrés de este tipo, momentáneo, pero no ha evolucionado lo suficiente para lidiar con estrés repetitivo o crónico.


Cuando el estrés es repetitivo o crónico


El estrés crónico o repetitivo sucede más de una vez en el día, en la semana o en los meses y es el que genera daños en nuestro cuerpo pudiendo desarrollar enfermedades.



  • Piensa el estrés físico repetitivo en los jugadores de futbol americano, el constante golpeteo en sus cráneos ocasiona problemas neuronales graves que los han llevado a la depresión o inclusive al suicidio.


  • Fumar es estrés químico repetitivo que lleva a las personas a un mayor riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer.


  • El estrés psicológico o mental repetitivo es el que la mayoría de nosotros experimentamos producto de nuestras preocupaciones del día a día y que aumenta el riesgo de tener varias enfermedades o padecimientos entre ellas hipertensión, gastritis, colitis, infecciones y hasta cáncer.


La encuesta realizada por el Centro de Opinión Publica de la Universidad del Valle de México a finales de 2019 reportó que el 74% de los mexicanos afirma sentirse estresado al menos en una ocasión en el transcurso de una semana, de estos más de la mitad ya han tenido problemas de salud a causa del estrés.


Esto quiere decir que casi tres cuartos de los mexicanos estamos en riesgo de generar algún tipo de enfermedad crónico-degenerativa a largo plazo.


El estrés mental es el que más daño nos hace debido a la secreción constante de químicos como son los glucocorticoides entre ellos el cortisol, la epinefrina entre otros. Éstos químicos constantes empiezan a dañar procesos del cuerpo, órganos y células, inclusive pueden cambiar la expresión de los genes directamente despertando enfermedades que se encontraban inactivas.


Es por esto que poder controlar y reducir nuestro estrés se ha vuelto una práctica necesaria para nuestra vida.


Estamos descubriendo que sólo llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio no son suficientes para mantenernos saludables y prevenir enfermedades, también debemos saber controlar y reducir el estrés mental.


A pesar de que gran parte de la población hemos sufrido los efectos del estrés en algún momento y que se estima que más del 90% de las enfermedades crónicas tienen su causa raíz en algún tipo de estrés como el mental, el 54% de las personas entrevistadas por la UVM no consideran grave el sentirse estresados.


Empecemos a cambiar esta idea y apostar por la prevención, por disminuir el riesgo de padecer enfermedades en el futuro donde tengamos que estar tomando medicamentos con efectos secundarios indeseados, asistiendo a tratamientos costosos y dolorosos, sintiéndonos mal y sin poder disfrutar de nuestra libertad al cien.


Elijamos cuidar nuestro cuerpo con nutrientes, movimiento y percepciones de vida más significativas, cultivando emociones positivas, resiliencia y manteniendo nuestra mente en bienestar.



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page